Mi identidad dentro de un contexto público se anula, escondo el rostro, me convierto en parte del entorno, en una pieza más del paisaje, al mismo tiempo se crea una situación extraña, absurda, la escena me recuerda en cierta manera las obras de René Magritte, Juan Muñoz, Balthus o la corriente surrrealista. Siguiendo con la idea del absurdo y la incoherencia coloco un conejo negro en el espacio expositivo de la fundación Vila Casas, se crea una situación de irrealidad, la naturaleza en contradicción con la arquitectura, lo salvaje versus el espacio equilibrado.

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s