Mayo

Mayo

Alma negra,
pájara y libre,

Pálido es el mirlo,
come de mi rostro,
engulle todo;
lágrimas y avispas,
arañas y risas.

Mis pies y manos izquierdos,
en sueños de barro y cieno,

Mis ojos tuertos,
pelean por el mejor pedazo,
lo quiero todo;
el sueño y la caricia,
la corona y el lecho.

Hogares,
perros,
recuerdos,
caballos,
maestros…

Todos colgados
entre las ramas del tiempo,

Extraño aliado,
mitad niño,
mitad muerto.

A.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s